Iglesias olvida en su constitución el artículo 4

Pablo Iglesias, UMA, Facultad Comunciación, Podemos

El líder de la formación morada plantea erradicar las puertas giratorias, que son “corrupción legal e institucionalizada” y planeta la creación de una empresa pública energética

Pablo Iglesias le ha cogido el gusto a eso que llamaba régimen del 78. En la Universidad de Málaga, fue recibido con gritos de “el pueblo unido jamás será vencido” y él tomó nota: si no puedes con tu enemigo, únete a él. Una especie de Carta Magna a la carta. A él, más que el 155 le gusta el 128, el de que toda la riqueza del país está subordinada al interés general. Y para interés de Unidas Podemos, Alberto Garzón recoge el testigo: “Defender la vivienda es una de a las partes de la Constitución que se desoye por parte de algunos de los que nos gobiernan”.

Iglesias se ha vuelto patriota de cara a las elecciones del 28 de abril, pero en el Aula Magna de la Facultad de Comunicación, la bandera de Málaga, de Andalucía y de la Unión Europea vistieron huérfanas en el acto de precampaña. La española no estaba. “Lo contrario de defender España es privatizar los sectores estratégicos, operar en las puertas giratorias, que es un acto de corrupción legal e institucionalizada, sí es traición a España”. Y con todo, Iglesias anunció otra de sus propuestas de su propia constitución: la creación de una empresa pública energética. “Hay que defender la energía porque la consecuencia fundamental de la privatización de Endesa es oligopolio y las facturas más caras”, manifestó tomando como aval el dato de FACUA del encarecimiento de la factura (90% en los últimos diez años).

Lo que no ha cambiado en el discurso de Iglesias es lo vivir convencer que sigue viviendo en Villa Abajo. Hasta en diecinueve ocasiones se ha escuchado el sustantivo “sistema” precedido por el adverbio “contra”. Una vez cada cinco minutos y medio. Un discurso que recupera el partido morado ante la amenaza del bloque de derechas, que, en autocrítica de Antonio Maíllo, ha hecho escandalizar a la izquierda: “La izquierda ha tenido el riesgo de escandalizarse ante el discurso de la derecha y queremos una izquierda que escandalice con su propuestas políticas”, reflexionó el portavoz de Podemos Andalucía, quien interpreta el patriotismo de Vox, Ciudadanos y PP como excluyente.

“Los recortes en la público son recortes machistas”

Alberto Garzón

“La crisis ya ha sido reconocida como un proceso de estafa, de lo público a lo privado, de abajo hacia arriba”, insistió Garzón, quien quiso terminar el acto recordándole a Pedro Sánchez el artículo 131 de la verdadera, el que dice que tienen que pagar más los que más tienen: “El PSOE tampoco se ha leído la Constitución o al menos no está dispuesto a aplicarla frente al poder económico”. También hubo tiempo para hablar de la precariedad laboral y para defender la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). El mismo que primero Ciudadanos, y ahora el Partido Popular, quieren rebajar: “Los recortes en lo público son recortes machistas y Casado y Rivera están dejando clara su política de clases”, expresó el coordinador general de Izquierda Unida.

27 minutos después de que terminase el acto, la bandera de España volvió a su sitio de la mano de una empleada de la Facultad de Comunicación. Con su constitución patriota, Iglesias le quiere ganar la batalla a la España “reaccionaria”, pero no quiso dar cuenta del artículo 4 de la Constitución, la de la bandera.

– “¿Qué país queremos para nuestros hijos?”, preguntó Garzón.

– ¡Una república!”, gritó un asistente.

Sería por eso.